martes, 20 de diciembre de 2011

Rasgos físicos y mentales que pueden tener

Hoy vamos a ver las características físicas y mentales que tienen los niños que nacen con esta problemática, de modo resumido para que lo comprendáis mucho mejor.

                                  

¿Cuál es el aspecto físico de un niño con síndrome de Down?

Un niño con síndrome de Down puede tener los ojos inclinados hacia arriba y las orejas pequeñas con la parte superior apenas doblada. La boca puede ser pequeña, lo que hará que la lengua parezca grande. También la nariz puede ser pequeña, con el tabique nasal aplanado. Algunos bebés con síndrome de Down tienen el cuello corto y las manos pequeñas con dedos también cortos. En lugar de presentar tres líneas en la palma de la mano, el niño afectado con este síndrome generalmente tiene una sola línea que atraviesa toda la palma y una segunda que forma una curva al lado del pulgar. Con frecuencia, el niño o adulto que padece este trastorno es de baja estatura. Se debe tener en cuenta que la mayoría de los niños con síndrome de Down presenta algunos de estos rasgos, pero no todos.

¿Qué clase de problemas presentan generalmente los niños con síndrome de Down?
  • Alrededor del 40 al 50 por ciento de los niños con síndrome de Down padecen defectos cardíacos. Algunos de estos defectos no son graves y se los puede tratar con medicamentos, mientras que otros deben repararse mediante una cirugía. Todos los niños con síndrome de Down deben ser examinados por un cardiólogo pediátrico (médico que se especializa en cardiopatías de niños), quien deberá realizarles un ecocardiograma (procedimiento que evalúa la estructura y el funcionamiento del corazón por medio de ondas sonoras que se registran en un sensor electrónico que, a su vez, produce una imagen en movimiento del corazón y las válvulas cardíacas) durante los dos primeros meses de vida para ser capaz de detectar y tratar cualquier clase de cardiopatía.
  • Alrededor del 10 por ciento de los niños con síndrome de Down nace con malformaciones intestinales que deben repararse mediante una cirugía.
  • Más del 50 por ciento presenta alguna deficiencia visual o auditiva. Entre los problemas visuales más comunes se incluyen la bizquera, la miopía o hipermetropía y las cataratas. Sin embargo, la mayoría de estos problemas pueden mejorarse mediante cirugía, anteojos u otros tratamientos. Debe consultarse a un oftalmólogo pediátrico (médico especializado en el cuidado completo de los ojos, que examina, diagnostica y define el tratamiento para los diversos trastornos oculares) durante el primer año de vida del bebé.
  • Los niños con síndrome de Down pueden padecer pérdida de la audición debido a la presencia de líquido en el oído medio, a un defecto nervioso o a ambos. Todos los niños con este síndrome deben someterse a exámenes de la visión y la audición regularmente de manera que cualquier problema pueda ser tratado antes de que dificulte el desarrollo del lenguaje y otras habilidades.
  • Los niños con síndrome de Down corren un riesgo mayor de padecer leucemia y problemas de tiroides. También suelen contraer resfriados, bronquitis y neumonía muy frecuentemente. Debido a esto, los niños que padecen este síndrome deben recibir atención médica y vacunaciones infantiles con frecuencia. 
    Os dejo una enlace con la web española del síndrome de Down para los que queráis saber un poco más de todo este tema.

    Un saludo a todos. Espero vuestros comentarios.

    0 comentarios:

    Publicar un comentario