miércoles, 28 de diciembre de 2011

Sindrome de Down en la infancia

La comunicación en estos niños se da de diferentes maneras: el llanto, los gestos, el habla, los señalamientos, las señas, la sonrisa, la mirada, la lectura y escritura, entre otros medios.
Es un proceso esencial  en la vida del ser humano y está dirigida a producir cambios en el comportamiento de otros.
El primer objetivo es que el niño logre comunicarse de la forma en que sus capacidades lo permitan, bien sea por medio de señalización, gesticulación,  o pronunciando algunas palabras.

Gradualmente el niño irá desarrollando el lenguaje que es un código aprendido y compartido entre un grupo de personas para representar conceptos a través de símbolos (palabras). A través de la comunicación el niño irá desarrollando gradualmente los códigos que conforman el lenguaje.
El habla por su parte, es la expresión oral del lenguaje. Es el resultado  de la planeación y ejecución de secuencias de movimientos específicos. Requiere de una coordinación neuromuscular entre la lengua, el maxilar, los labios, las mejillas y las cuerdas vocales. Incluye cualidades como la entonación y la velocidad que enriquecen el sentido  del mensaje que se envía.

El habla no es el único  medio por el  que puede tener lugar la comunicación humana; también utilizamos gestos, expresiones faciales y posturas corporales para enviar mensajes. Se ha estimado que sesenta por ciento de la información que se trasmite en una conversación cara a cara se hace a  través de mecanismos distintos al habla. 
Los niños con Síndrome de Down por lo general tienen un desarrollo más avanzado en su lenguaje comprensivo que en su habla. Por lo tanto, no se puede suponer su nivel de comprensión sólo por su expresión verbal.
Si bien es cierto que es fundamental ir estimulando tanto el desarrollo del lenguaje como del habla, el primer objetivo es lograr una comunicación funcional.


0 comentarios:

Publicar un comentario